Tag Archives: BID

Algramo: revolución de la compra inteligente

ALEJANDRA-LUZARDO-itusersEn muchas poblaciones de América Latina, millones de familias gastan dinero innecesariamente porque compran en formatos pequeños. Algramo es una solución que apuesta al consumo inteligente y se propone revolucionar la venta minorista. Por: Alejandra Luzardo

Santiago de Chile, 30 de Octubre del 2015.— Cuando José Manuel Moller comenzó a trabajar en Un Techo para Chile junto con un amigo y compañero de la universidad, descubrió problemas que nunca antes había visto. Al instalarse durante un tiempo en una población pequeña, notaron una dificultad cotidiana de los habitantes el gasto innecesario en el que incurrían las familias carenciadas al comprar productos en formatos pequeños.

Este problema, que día a día afecta a familias de todo el mundo, es una consecuencia de la desigualdad, y puede decirse que es una forma de “castigo a la pobreza”, porque quienes menos poder adquisitivo tienen, deben utilizarlo de la manera menos eficiente, ya que la compra minorista tiene mayores costos.

Para solucionarlo, José Manuel Moller y su compañero pensaron en una solución que combinaba una de las formas de venta más antiguas del mundo —la venta a granel— con tecnologías más actuales —dispensador de alimentos y envases ecológicos reutilizables—. Algramo ya tiene cientos de puntos de venta al norte de Santiago de Chile y pretende expandirse por todo el país y también por otras ciudades del mundo. Proyectan llegar en poco tiempo a Bogotá, Colombia.

La compra inteligente es una revolución que tiene muchísimo para dar, ya que lo social y lo económico van de la mano y pueden beneficiar tanto a las familias como a los comerciantes, y favorecer el crecimiento de los países; no un crecimiento desigual, sino un crecimiento para todos.

El secreto de su proyecto, nos cuanta Moller, es que no piensa sólo en el consumidor, sino que proyecta desde el almacén. Algramo es una alternativa en la que los productos se compran en grandes cantidades y se venden en máquinas dispensadoras, de las que las familias las recogen con envases reutilizables, pagando un 40% menos y sin contaminar. Pero además, con esta modalidad los pequeños almacenes pueden tener precios competitivos con respecto a los grandes supermercados.

Algramo busca una solución en conjunto entre el almacenero, la familia y las empresas que puede ser aplicada en muchos países de América Latina y el Caribe. Esta gran idea es un excelente ejemplo de cómo la región comienza a encontrar soluciones a los problemas reales y nos confirma que no es necesario ir a Silicon Valley a gestar una idea, ya que en cada población hay una oportunidad de transformar desafíos en soluciones.

Moller será uno de los oradores en el evento Demand Solutions, o “Idear Soluciones, organizado por el BID, que tendrá lugar el 18 de noviembre en Lima, Perú, un espacio de diálogo e intercambio para los principales exponentes del mundo emprendedor. Allí, esta historia podrá inspirar otras ideas en las que también las causas sociales y el emprendimiento vayan de la mano.

El cambio verdadero no depende de Algramo, ni de ninguna solución de manera individual. Hay que pensar en muchas nuevas ideas, que reduzcan la desigualdad y que usen la energía y creatividad de todos para cambiar la realidad desde lo local y cotidiano. Por eso, es necesario que los emprendedores y los líderes de proyectos de este tipo se reúnan y piensen en conjunto. De esta manera, los esfuerzos se potencian y tanto América Latina como el planeta entero saldrán beneficiados.

Alejandra Luzardo es una Especialista Senior del Banco Interamericano de Desarrollo – Líder Estratega en Productos de Innovación y Creatividad dentro y fuera de la organización. Maneja las relaciones de las mentes más creativas del mundo que conectan con el BID para encontrar soluciones a los desafíos de la región.

Con más de 20 años de experiencia en, Multimedia, Entretenimiento y Tecnología, Alejandra ha construido soluciones tecnologías en línea a través de una variedad de organizaciones internacionales. Es miembro fundador de Prodiseño, Escuela de Comunicación Visual y Diseño en Caracas, Venezuela y tiene una Maestría en Comunicación y Cine de American University

Compartir con los amigos
Share on Facebook3Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+2Digg thisShare on Tumblr0Email this to someoneShare on StumbleUpon0Share on Reddit0Print this pageShare on Yummly0Flattr the authorPin on Pinterest0Share on VKBuffer this page

América Latina ¿próximo Silicon Valley?

ciudades-emergentes-y-sostenibles-itusers¿Puede América Latina convertirse en la próxima Silicon Valley?. La región es una de las más urbanizadas del planeta, cuenta con un gran talento humano para la innovación, y puede aprender de modelos que han funcionado anteriormente. ¿Es suficiente con imitar o adaptar lo que ha funcionado en el pasado? ¿Cuál debería ser el factor propiamente latinoamericano para el éxito?

Miami, Florida, 10 de octubre del 2015.— Cuando América Latina mira hacia el norte para tomar como referente a un centro neurálgico de la innovación e industria tecnológica como Silicon Valley, lo hace porque es todo un símbolo. Silicon Valley es una manera de hacer las cosas, un modo particular y único de generar oportunidades de negocios. Está nutrido de la cultura californiana, que se caracteriza por tomar riesgos, enfrentar el fracaso y aprender de los errores.

Pero un modelo no se puede copiar tal cual de una región a otra, ni utilizarse como receta, sino que debemos pensar en los puntos fuertes que este y otros ejemplos pueden enseñarnos, y aplicarlos en la región teniendo en cuenta sus particularidades. Un ejemplo sería mirar a Silicon Valley e intentar replicar estrategias relevantes. Un estudio realizado por Booz & Company reportó que solamente el 20% de las empresas globales refuerzan su estrategia de negocios con una estrategia de innovación.

Es muy interesante, además, no mirar solo hacia Norteamérica, sino a otros ejemplos, como Corea del Sur, que en sólo 50 años pasó de ser un país de bajos ingresos a convertirse en uno con un desarrollo económico impresionante, a la vanguardia en tecnología. Corea lo ha logrado sin grandes recursos naturales, e invirtiendo en capital humano. Apostó a la educación, particularmente a las ciencias, las matemáticas, y las capacidades analíticas. Otro caso es Israel, que ha tomado elementos positivos de Sillicon Valley pero ha triunfado fundamentalmente en la generación de un ecosistema de innovación que permite que este país relativamente pequeño enfrente retos globales con compañías globales. El BID trabaja con ambos, para aprender de ellos.

¿Qué puede aprender América Latina de estos modelos?

Sin olvidar que no hay recetas mágicas, podemos señalar algunos elementos clave de los modelos extranjeros que la región debería adoptar. Uno de los principales es generar una inversión muy fuerte en educación. Invertir en capital humano puede ser transformador para una economía sin otro recurso que sus talentos. Una buena planificación debe comenzar por la educación básica; incluir a las universidades y los institutos tecnológicos, y acompañar esto con el apoyo a la innovación y los incentivos a las startups, para que efectivamente el potencial pueda desarrollarse.

De esta manera, el segundo punto clave, que Silicon Valley, Israel o Corea han hecho muy bien, es generar un entorno amigable para la inversión y el emprendimiento. Los mecanismos legales deben aceitarse para que se puedan formar empresas de forma ágil. Pero además debe existir un acompañamiento para que cuando uno falla pueda seguir adelante, un sistema que permita financiar las startups y el desarrollo de las PyMEs. Las redes de ángeles inversores y empresarios y mecanismos para la colaboración con el sector público son claves para el éxito.

En estrecha vinculación con este tema del apoyo desde el sector público, debemos hablar de crear un entorno favorable a la colaboración e inversión internacional. El de Silicon Valley es un modelo abierto y colaborativo, que funciona como un ecosistema en el que diferentes agentes se entrecruzan: expertos, técnicos, inversores, aceleradoras de inversión, creativos.

Sabemos además que la inversión extranjera directa siempre es un factor positivo. Ha sido comprobado en toda la literatura económica, y permite formar talento en los países. De acuerdo con un documento de trabajo que publicó Harvard Business School en 2014, la inversión de capital de riesgo en ALC ha crecido un 574% entre 2010, cuando era solamente US$63 millones, pasando a US$425 millones en 2013. Un buen caso para tomar como ejemplo es el de Costa Rica, en donde la inversión fue transformadora tanto para las empresas que se instalaron beneficiándose de los ingresos, como para el ecosistema creado alrededor de estas a partir de la inserción de la innovación.

Es clave, además, no olvidarse de la propiedad intelectual. La región no tiene un régimen muy fuerte de defensa, y la propiedad intelectual es la garantía fundamental para que las soluciones que una región genera puedan valer en el mercado. Como caso positivo, podemos señalar el de Perú, que ha hecho un buen trabajo al respecto y podría servir como referente.

Por último, no debemos olvidar el factor cultural. ¿Por qué hay tanta inversión e ingenio, por ejemplo, en Israel? Porque es una cultura de innovación. Tradicionalmente, han sido un pueblo que siempre debió estar alerta y afrontando situaciones complejas, y eso los fuerza constantemente a buscar soluciones. Así como Silicon Valley ha triunfado por esta cultura californiana de enfrentarse al riesgo y al error, o Israel por su cultura de constante cambio; en América Latina y el Caribe debemos generar una cultura emprendedora, porque la inversión solo sirve cuando tiene una cultura que la sustenta.

En síntesis, hemos hablado de educación, apoyo a la inversión, generar un ecosistema favorable para el emprendedurismo, y de la importancia de la propiedad intelectual y los factores culturales. Nos queda, entonces, dar un salto y pensar en los modos concretos en que la región puede adoptar paulatinamente estas características.

¿Serán las ciudades los ejes del cambio?

Cuando hablamos de tecnología e innovación, cada vez más el foco deja de ser el país para ser las ciudades. Las cosas ocurren en ellas. En este sentido, debemos aprovechar que América Latina es una de las regiones más urbanizadas del mundo. Las ciudades se vuelven espacios para crear soluciones, más que los países.

Desde el BID estamos pensando en Idear soluciones para las ciudades. Un ejemplo es la iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles, que apunta a ciudades de tamaño medio (de hasta un millón y medio de personas) y trabaja en unas 150 ciudades en la región. Su objetivo es apoyar su crecimiento de aquí hacia los próximos 20 años planificando su sostenibilidad; pensando, por ejemplo, en cómo hacer más eficiente el uso de agua, de la energía.

Hay nuevas startups creando soluciones para ciudades más inteligentes. Desde el BID también se promueve concurso de startups para solucionar problemas de las ciudades. Todo es parte de un proceso que está en marcha. Un gran ejemplo es el caso de Colombia, con el Programa Innpulsa, que pone recursos a disposición de Startups de innovaciones.

México, Chile y Brasil también han llevado a cabo experiencias muy interesantes. Pero aun así, la inversión en investigación y desarrollo (I&D) es muy poca en América Latina y el Caribe, donde aproximadamente solo se invierte menos del 1% del PIB. Países como Finlandia o Corea del Sur han pasado por fuertes procesos de inversión pública para llegar a ser lo que son ahora. Aunque esto está cambiando en muchos países como Chile y Colombia, la inversión pública en investigación y desarrollo ha crecido de forma constante en economías avanzadas, mientras que las inversiones en América Latina han sido modestas. Esta falta de inversión limita el emprendimiento. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entre 2001 y 2010 Corea recibió más de 60,000 patentes mientras que en América Latina y el Caribe fueron otorgadas solamente 2,945 en el mismo periodo.

No hay una ciudad tocada con la varita mágica que vaya a ser la Silicon Valley del futuro, sino que se trata de colaboración, de redes. La clave está en crecer en conjunto. Como suele decirse; cuando sube el agua, sube para todos los botes. Cuando la inversión comienza a crecer y los entornos comienzan a convertirse en amigables para la innovación y el emprendedurismo, se genera en las ciudades y regiones un círculo virtuoso de crecimiento que se aprovecha a sí mismo. A eso apuntamos desde el BID: a la conformación de una red estratégica de ciudades emergentes y sostenibles, que permita que la región completa aproveche su potencial y crezca para el beneficio de todos.

Acerca de Bernardo Guillamon

Bernardo Guillamon es gerente de la Oficina de Alianzas Estratégicas del BID. Ha trabajado para el banco desde 1992. En su carrera dentro del banco encabezó el programa de operaciones del Sector de Comercio e Integración (INT), fue especialista principal en la Oficina de Coordinación del Sector Privado, encargada de coordinar la colaboración entre las organizaciones, fondos y departamentos que trabajan con el sector privado en el Grupo BID, y con anterioridad encabezó el área de evaluación del sector privado en la Oficina de Evaluación y Supervisión del Banco (OVE), desde donde evaluó iniciativas y operaciones de instituciones y programas del Grupo BID para desarrollar el sector privado.

Guillamón inició su carrera en agronegocios, trabajando en empresas pequeñas, grandes y multinacionales del sector. Se tituló de ingeniero agrícola en la Universidad de la República del Uruguay y tiene un MBA de la Universidad de Santa Clara, California. Ha completado cursos de postgrado en evaluación de proyectos, comercio electrónico, comercio exterior y financiamiento de proyectos en New York University, Johns Hopkins University, Harvard, y University of California, Berkeley.

Compartir con los amigos
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someoneShare on StumbleUpon0Share on Reddit0Print this pageShare on Yummly0Flattr the authorPin on Pinterest0Share on VKBuffer this page

¿Construir una Ciudad Sustentable?

ciudades-emergentes-bid-itusers¿Cuáles son los elementos necesarios para construir una ciudad sustentable?. La planificación multisectorial integrada y la consistencia en su aplicación normativa son las claves para construir ciudades inteligentes. En América Latina, son las ciudades emergentes las que, a la vanguardia del crecimiento económico y demográfico, lideran un cambio de paradigma hacia un nuevo modo de habitar el planeta. Por: Horacio Terraza

Lima, Perú, 24 de setiembre del 2015.— Para algunas personas, hablar de ciudades sustentables puede hasta sonar contradictorio: lo urbano está unido, en cierto imaginario colectivo, a la contaminación, al deterioro ambiental, al colapso del transporte y a otras problemáticas relacionadas con la aglomeración. En estos casos, es urgente recordar una frase del economista y profesor de Harvard Edward Glaeser: “Si amas el medioambiente, quédate a vivir en la ciudad, y deja la naturaleza como está”.

El concepto relacionado con que las ciudades irremediablemente deterioran el medioambiente es una idea que necesita ser desmitificada. La urbanización puede ser sustentable, pero requiere de un mix determinante. En primer lugar, debe planificarse de manera multisectorial, integral y participativa; y en segundo lugar, pero aún más importante, debe ser capaz de respetar normativamente las reglas impuestas por ella misma. Dejo de lado, por considerarla obvia, el buen manejo y la disciplina fiscal, sin la cual ninguna planificación es posible de concretar.

Es práctica usual que en nuestras ciudades la planificación del uso del suelo no incorpore el plan de movilidad  urbano, ni el mapa de riesgo, ni el plan maestro de drenaje y saneamiento, o aspectos relacionados con el potencial impacto del Cambio Climático. Una ciudad concebida orgánicamente con densidad media o alta, orientada al transporte público, con usos mixtos, construida sobre terrenos no inundables, será seguramente más resiliente a desastres, generará una menor huella de CO2 y menor huella ambiental.

Será más viable económicamente también al evitar extender infraestructura de manera ilimitada y en áreas inviables, y será definitivamente más segura ante el delito, al tener más gente en las calles cuidando unas de otras de manera natural. Sin embargo, la consecuencia más impactante de esta planificación, y  la menos tangible a simple vista, es el aumento en la calidad de vida de los ciudadanos y la reducción de la inequidad urbana. El impacto de estas medidas tan básicas tienen un impacto mucho más notorio y decisivo en los ciudadanos de menores ingresos.

El gran desafío, entonces, no es abandonar las ciudades con destino a los suburbios o crear nuevas, el gran desafío es transformar las que ya  tenemos respetando ciertas normas básica de convivencia con el medioambiente. Pero para eso, la clave es volver a ubicar  a las personas en el centro del diseño de la ciudad. Es momento de abrir los ojos y reflexionar sobre el impacto negativo que ha tenido en nuestras vidas el modelo urbano que ubica al automóvil al centro del diseño urbano traído de la década de los ‘50 en Estados Unidos. Es urgente diseñar para la gente y no para el automóvil, posicionando el transporte público de calidad como columna vertebral de la movilidad urbana.

¿Pueden todas las ciudades emergentes volverse sostenibles?

Cuando hablamos de Ciudades Emergentes, nos referimos, según una definición dentro del BID, a aquellas que están creciendo económica y demográficamente por encima de la media de su país, y en América Latina son cada vez más. Demográficamente, las limitamos a aquellas que poseen una población de entre cien mil y dos millones de habitantes. Estas ciudades, en general, son secundarias, pero crecen más rápido, incluso, que las megaciudades regionales.

Por otro lado tenemos la sustentabilidad. Para definirla, el BID desarrolló unos 140 indicadores que están agrupados en veintiséis temas, que van desde asuntos fiscales hasta temas sociales pasando por todos los temas clásicos de infraestructura de la ciudad. Se sumaron estudios para desarrollar mapas de riesgos y proyecciones de crecimiento de la ciudad. El cruce de esta información permitió determinar los temas prioritarios a ser atendidos y desarrollar soluciones en conjunto con la ciudad, buscando, además, financiamiento para su ejecución. A todo este proceso lo hemos denominado metodología de la iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES) del BID.

Una vez finalizado este proceso, por supuesto incluida la construcción de las obras, estaremos mucho más cerca de tener una ciudad sustentable. Pero el mayor logro no habrá sido este, sino el que la ciudad haya elaborado una visión de largo plazo para sí misma, con un plan para alcanzar esa sostenibilidad y que pueda ser mantenido en el tiempo, más allá de las distintas administraciones. La consistencia de políticas en el tiempo y la apertura al cambio serán determinantes y seguramente no todas las ciudades obtendrán el mismo nivel de éxito.

Los emprendedores serán los protagonistas de la transformación urbana

La innovación y su aplicación concreta es otra de las característica de la ICES. De que hablamos cuando hablamos de innovación en ciudades?… Seguramente no solo de tecnologías high-end, hablamos también darle prioridad a la bicicleta o re-instalar un sistema de tranvías alimentado por una matriz energética con mayor componente renovable.

Para mostrar varias de estas ideas estamos organizando en el BID el evento Idear Soluciones para Mejorar Vidas en Ciudades, que tendrá lugar el 29 de septiembre en Washington DC en el marco de la Semana de Ciudades del BID. Será un espacio de co-creación e intercambio de ideas y opiniones entre emprendedores, empresarios y creativos.

El evento será abierto por Jan Gehl, unos de los últimos grandes gurús del urbanismo mundial. Jan disertará sobre su experiencia democratizando y ampliando el espacio público en las ciudades. Ideas muchas de ellas que viene copiadas del siglo XV italiano. Como ejemplo de los nuevos emprendedores participará Mohamed Hage, quien presentará una solución que promueve la agricultura urbana, el cultivo de frutas y verduras dentro de las ciudades mismas. Esto ayuda, no solo a reducir las emisiones de CO2 y a consumir productos más frescos y locales, sino también ayuda a crear nuevas centralidades urbanas y espacios de encuentro.

También, conversaremos con Ryan Chin, quién dirige el MIT MEdiaLab, y promueve la movilidad sostenible aportando soluciones sustentable, como las bicicletas eléctricas o el auto plegable. Otro caso es el del urbanista Kai-Uwe Bergmann, que también participará de Idear Soluciones y está planificando una protección urbana mediante infraestructura gris y verde para hacer a la ciudad de New York más resiliente frente al próximo Sandy.

Los millennials: socios claves en el cambio de paradigma urbano

¿Qué hay detrás de estas soluciones innovadoras?… Posiblemente, un cambio de paradigma, una transformación completa de nuestro modo de pensar. Y en esto los millennials, la generación que nació entre los años 1980 y 1995, llevan la voz de lo nuevo. Ellos desean vivir en ciudades y son conscientes del impacto ambiental. En Estados Unidos, el año pasado (2014) se realizaron 10.700 millones de viajes en transporte público. Hacía 57 años que no se realizaban tantos, y antes la población era más escasa. Esto es alentador y hasta un cierto punto la columna vertebral del cambio. Los millennials pueden llegar a ser lo mejor que le haya pasado al urbanismo en los últimos 100 años.

Por último, es necesario tener en cuenta que las soluciones necesitan apoyo. Pero no solamente económico, sino fundamentalmente técnico e institucional. En el evento Idear Soluciones estarán presentes 40 alcaldes de América Latina, que podrán llevarse ideas, mirar hacia el sector privado, conversar con los millennials y con las startups y dialogar con los emprendedores, que traerán sus proyectos, cuyos temas abarcan desde el manejo de la transparencia institucional hasta la movilidad, pasando por ideas para el transporte público y soluciones ambientales.

En el cambio de paradigma y en el trabajo conjunto que incluya intercambio y copia de ideas está la clave para edificar y planificar, de ahora en más, ciudades sustentables que puedan seguir creciendo construyendo un planeta más cercano al que todos queremos habitar.

Acerca de Horacio Terraza

Horacio Terraza se desempeña como coordinador, por parte de la Gerencia de Infraestructura y Medioambiente, de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES) del BID. Al mismo tiempo es Especialista Principal de la División de Agua y Saneamiento. Su formación es en ingeniería, con 20 años de experiencia profesional en el campo urbano-ambiental. Anteriormente, Horacio trabajó durante 11 años para el Banco Mundial como Especialista Ambiental Senior, liderando la agenda urbana ambiental y coordinando las operaciones relacionadas con financiamiento de carbono en el Departamento Regional de América Latina.

Previamente, trabajó en el sector privado como jefe de proyectos en empresas de ingeniería ambiental que proveían tratamiento y disposición final para sustancias peligrosas. Horacio tiene extensa experiencia en proyectos complejos relacionados a la contaminación urbana e industrial, habiendo implementado muchos de estos en el marco de los principales protocolos internacionales ambientales como: la Convención de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, la Convención de Cambio Climático y el Protocolo de Kioto, y el Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono.

Horacio es ingeniero mecánico recibido en la Universidad Nacional de La Plata en Argentina, y posee una maestría en Economía Internacional y Relaciones Internacionales de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados (SAIS) de la Universidad de Johns Hopkins.

Compartir con los amigos
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Share on Google+0Digg thisShare on Tumblr0Email this to someoneShare on StumbleUpon0Share on Reddit0Print this pageShare on Yummly0Flattr the authorPin on Pinterest0Share on VKBuffer this page

popupitusersmagazine